Celebrando el cambio

Hoy es mi cumpleaños y sin duda el mejor regalo que podía tener es lo bien que me siento, ahora vengo de entrenar y eso me da mucha energía. Desde hace poco lo hago por mi cuenta pues mi reto consistía en cambiar de hábitos y ponerme en forma en 3 meses, de octubre a diciembre, poniéndome en manos de los mejores profesionales, si vivís en Sevilla os lo aconsejo fervientemente, tenéis que ir a Balance4U y cambiar de vida como yo lo he hecho.

Hoy me gustaría haceros un pequeño resumen de lo que han supuesto para mí estos tres meses de trabajo, de momento no os pongo ninguna fotografía porque considero que no sirve cualquiera, quiero mostraros el CAMBIO, yo considero que ha sido espectacular y me gustaría poder dedicar una entrada titulada Antes y Después, pues efectivamente ha habido un antes y un después, de hecho estas palabras me van a servir de hilo conductor para lo que os quiero contar.

Antes, comida mal a cualquier hora y no me importaba la cantidad de grasa o calorías que podía tener lo que me llevaba a la boca, helado, chucherías, pasteles, bocadillos…, bebía refrescos en todas las comidas, con todo su azúcar y su gas. Después… ahora como sano, frutas y verduras, proteínas, lácteos e hidratos en su justa medida pero nunca por la noche, me doy caprichos los fines de semana, que sientan fenomenal y me siento sana y bien, bebo mucha más agua, de vez en cuando una copita de vino, y no pruebo los refrescos a no ser que se trate de una coca-cola light cuando he salido con mis amigos.

Antes, no me servía casi nada de mi armario, un par de vaqueros y algún top amplio con el que verdaderamente me sentía cómoda, pasaba de pintarme y arreglarme el pelo, solo una coleta y la cara lavada, simplemente no me hacía mucho caso, para qué, para sacarme defectos y pensar tengo que adelgazar…buf. Ahora, me sirve tooooooodo mi armario, bueno hay cosas que me quedan grandes, pero a la porra con ellas, quien quiere ponerse algo que durante muuuuuucho tiempo fue un uniforme de calle, no os podéis imaginar qué siento cuando todo me cierra y nada me aprieta. Ahora me arreglo, me maquillo, me pongo pendientes (llevaba años sin lucirlos) e intento que el pelo no vaya por su cuenta (eso para mí es lo más difícil), en definitiva, ahora me gusto mucho más que antes.

Antes jugaba con Dani y me cansaba, me costaba… no me sentía ágil, en más no me apetecía moverme, llegaba al parque y buscaba un banco para poder vigilarlo sentadita, era más cómodo. Ahora, juego, hago carreras, me siento ligera y llena de energía. Quiero que sea un poquito más mayor para poder ir a patinar con él, ir en bici o practicar algún deporte juntos donde nos lo pasemos muy bien.

Antes odiaba salir en las fotos, no que me las hicieran pues siempre quieres un recuerdo del momento o del viaje, pero odiaba verlas, pensaba – ¡Madre mía, así estoy!- Es mejor no verlo… el espejo no os tan cruel, así que excepto primeros planos donde el cuerpo desaparecía para que quería yo fotos…. Ahora ¡qué bien me veo!, no me importa que haya alguien diciendo -¡Foto!- he trabajado muy duro este tiempo como para no querer inmortalizarlo.

Después de todo esto que es sólo lo más significativo, ¿quién puede decir que esto no es un Antes y un Después?.

Y aunque parezca que la clave es sencilla, comer sano y hacer ejercicio, os digo de todo corazón que sola nunca lo hubiese conseguido, es más lo  intenté mil veces y nunca lo conseguí. Ha sido gracias a Balance Wellness Studio, donde me han enseñado lo importante que es llevar este tipo de vida y como conseguirlo.

Que paséis buen fin de semana, yo intentaré celebrarlo.

Estándar

Vamos llegando al fin…

Feliz año a todos, espero que hayáis disfrutado mucho de estos días de fiesta, ya sólo nos queda esperar a los Reyes, es una pena que sea el último día pues a mí es de los días que más me gustan y la verdad tener que volver a la rutina es un rollo.

Hablando de rutinas mi entrenamiento ya llegó a su fin, como os conté al principio se trataba de un programa de 3 meses, los cuales han cambiado mi vida os lo aseguro, pero hoy no quiero dar por zanjado ese tema, aún tengo muchas cosas que contaros antes de mostrar el cambio que he sufrido en este tiempo.

La primera de ellas es hablaros del último ciclo de entrenamiento que he llevado a cabo en este último mes, he de decir que ha sido una pena que haya coincidido con la Navidad, pues se trata de un ciclo muy efectivo si llevas la dieta a rajatabla y no te pierdes ni una sesión de entrenamiento e incluso si sumas alguna por tu parte. Cosa que en mi caso no ha podido ser, como os hablaba el otro día entre comidas con amigos y fiestas, aunque lo he intentado no he podido ser del todo buena y me he saltado la dieta,  y por ello no ha podido ser tan fantástico como hubiésemos querido.

Se trata de un ciclo metabólico, espero explicarlo bien, porque los tecnicismos no los conozco, consiste en aumentar mi metabolismo para que queme más calorías incluso cuando estoy en reposo. Me decía Abraham, después de una sesión de éstas cuando te duches y creas que todo ha acabado, volverás a sudar, pues to cuerpo sigue trabajando, y así era, no puedo decir que me haya apasionado, pues era bastante duro, pero sí que sentía que de verdad estaba trabajando. Era duro porque no se paraba ni un minuto, se intercalaban ejercicios de fuerza con cardio, y se hacían repeticiones de todo, me quedaba incluso sin aliento, pero tenía que seguir, de nuevo vuelvo a repetir, eso nunca lo hubiese conseguido sola. A veces me sentía como la Teniente O´neil, haciendo flexiones que para mí eran impensables y otras como Rocky saltando a la comba o boxeando con Abraham, muy divertido y completo.

Me lo he tomado tan en serio que he olvidado hacer muchas fotos para colgarlas en el blog, aunque si las hice el otro día en la sesión y quiero que las veáis, la mayoría están movidas lo que me viene bien porque así demuestro que no se paraba, obviamente se debe a que son con el móvil, pero creo que reflejan el esfuerzo.

met2

met3

met4

met5

met6

met7

met8

met9

met10

meta

meta1 meta3

Acabo con esta, que aunque no estoy muy favorecida, sí muestra el trabajo realizado.

cara2

Me queda mucho por contar próximamente más.

Estándar

Un nuevo concepto

Muchos amigos me han preguntado si estoy yendo a un gimnasio a hacer el entrenamiento, y yo les digo que Balance realmente no en un gimnasio como tal, se trata de un centro de entrenamiento y medicina deportiva, allí no sólo va gente a adelgazar y a ponerse en forma.

Van deportistas para recuperarse de alguna lesión o prepararse para pruebas deportivas, van personas mayores para mantenerse en forma y recuperar movilidad, gente que ha sufrido algún accidente y tiene que hacer rehabilitación, mujeres que quieres recuperar la forma después de embarazo, hombres que quieren ganar masa muscular, personas con alguna necesidad nutricional… cualquiera que tenga un objetivo relacionado con la salud y el deporte tiene un sitio a donde ir en Balance Wellness Studio. Además trabajan bajo un concepto revolucionario pues en cada proceso intervienen diversos profesionales, en mi caso como os conté tuve evaluaciones con el médico, el fisioterapeuta, el nutricionista y con mi entrenador y todos ellos sabían perfectamente la valoración que había hecho de mí el otro profesional, considero que en mejores manos uno no se puede estar.

Centro Balance

Para quien no lo sepa aún están en Plaza de Cuba, en Sevilla y tiene unas instalaciones de lo más acogedoras, con muchos de detalles. No se trata de una gran superficie llena de máquinas sino de un lugar estudiado para llevar a cabo los programas específicos  para alcanzar los objetivos que he citado anteriormente.

IMG_5721 copy

IMG_5797

Además todo el personal que trabaja allí en encantador, las chicas que te atienden cuando llegas y te recuerdan las citas, los fisioterapeutas, los médicos y los entrenadores… Son un equipo joven y lleno de energía, y aunque yo entrene específicamente con Abraham, hablo con otros entrenadores que me dan consejos y siempre tienen una palabra amable conmigo y con el resto de clientes.

IMG_5730

Mañana tendré la oportunidad de conocerles mejor, sobre todo fuera del centro pues han organizado una cena con motivo de la Navidad y me apetece mucho ir, así que ya os contaré.

Pronto empiezo el tercer ciclo de entrenamiento que promete ser muy efectivo y para contaros en que consiste os dedicaré otro post.  Que paséis buen día.

Estándar

De mujeres y mamás

Dani nació por cesárea por lo que no he tenido los problemas que muchas mujeres tienen después de dar a luz de forma natural, os cuento esto porque en Balance está poniendo en marcha un nuevo servicio para ayudar a las mujeres a recuperar el suelo pélvico.

La técnica consiste en la reactivación de la zona con sonda, y después se hace un trabajo de fortalecimiento de la musculatura de la zona con ejercicios de pilates, además con la seguridad de estar en manos de profesionales ya que se trata de matronas/es muy acostumbrados a tratar con mujeres.

Considero que es interesante que os hable de este servicio porque tengo amigas que después del parto me cuentan que han tenido algunos problemas en esa zona, y tal y como os decía en mi post Aprender a Cuidarse, creo que no hay que dejarlo, pues es posible que no se solucione solo, además se trata de una zona muy delicada, y puede afectarnos en varios sentidos.

Otra cosa es la recuperación de la figura después del parto, para eso están los magníficos entrenadores personales de Balance dani y yoWellness Studio, que os aseguro que se encargarán de que todo vuelva a su sitio, e incluso lo dejarán mejor.  De todas formas como la mayoría no somos estrellas de Hollywood, no tenemos tanta prisa, primero están cosas más importantes como la lactancia (quién quiera y pueda) y atender a nuestro peque, después nos preocuparemos por nuestro físico, aunque os aconsejo que no lo dejéis pasar, no podemos conformarnos con que después de ser mamás ya nuestra figura no importa, o simplemente asumir que no va a volver a ser igual…  porque os garantizo de que no es así, en estos dos meses de entrenamiento que llevo en Balance he descubierto que si hubiese querido podía haber tenido buen cuerpo desde hace mucho, sólo os digo que me veo mejor que antes de tener a Dani, excepto por las estrías que desgraciadamente no pude evitar con esa barrigota tan grande.

Así que recientes y no tan recientes mamás, ánimo que seguro que habéis pensado que ya no volveréis a ser las mismas, pues yo os digo que sí sólo hay que proponérselo. De cualquier forma sabed que siempre seréis las mejores y más guapas a ojos de vuestros peques y eso es genial.

 

Estándar

Experiencias comunes

Bueno, bueno… que contenta estoy, y es que cada día los cambios van siendo más visibles, además la energía y las ganas de todo son cada vez mayores. Que puedo decir si son todo ventajas, hasta con la dieta estoy contenta, antes cuando me atiborraba padecía algunos problemas relacionados con la digestión y claro, ahora comiendo tan ligero me siento bien, nada hinchada y mucho más ágil, lo que no quita que por las tardes vea un dulce y me muera por comérmelo, en ese momento me preparo un té o un café y pienso en lo bien que me cierran los vaqueros.

Igual que yo se siente Pilar Rey, os conté en el post anterior que la conocí el sábado en la sesión de Yoga, resulta que tiene el mismo entrenador que yo, Abraham, pero va en otro horario y no coincido con ella, y está contentísima, tanto que ya lleva más de un año en Balance. Según sus palabras le ha cambiado la vida, ha perdido 13 kilos desde que empezó y sigue yendo porque se siente bien haciendo ejercicio y se libera del estrés del trabajo lo cual es muy importante para ella. Además reconoce que tener un entrenador esperándote para estar dedicado totalmente a ti es algo fundamental, no tiene nada que ver con ir a un gimnasio y encontrarte sola.

Me contó que ahora lleva una vida más sana y saludable, supongo que no hará una dieta tan estricta como la mía, que estoy empezando, pero se cuidará cada día, sin excesos y manteniendo el equilibrio. También me decía que nunca pensó que su cuerpo cambiase tanto como lo ha hecho durante el tiempo que lleva en Balance y opino igual que ella, en mi caso excepto cuando tenía 20 años y estaba más delgada, simplemente por ser más joven, cada vez que he perdido algo de peso, coincidiendo en momentos en que estoy más nerviosa y se me cierra el estómago, sentía que no estaba tan fuerte como ahora, de hecho esa pérdida de peso era básicamente por no comer y me sentía debilitada y apagada, incluso la piel se resentía, me veía gris. Ahora hay color.

Espero conocer a más gente e iros contando sus experiencias, supongo que a alguno de vosotros le gustará escuchar que sí se puede dar un cambio. Al principio cuesta pero después todo va siendo más fácil, os lo aseguro.

Mañana me peso de nuevo, ya os contaré.

Estándar

Un día diferente

El sábado como ya os había adelantado tuve la sesión de yoga de la que os hablé en un post anterior. Estuvo fenomenal a pesar del frío que hacía, finalmente tuvimos que hacer la clase en el interior, pero la fantástica arquitectura del restaurante Abades Triana, nos dejó ver el río del que tanto os he hablado.

yoga1

Para la mayoría era su primera experiencia con el yoga y todos coincidieron en que seguro que repetiríamos.

Yo lo había probado antes, sin ir más lejos este septiembre, una amiga me llamo para una clase que iba a dar un amigo suyo en el Parque de María Luisa, estuvo muy bien, pero no logré concentrarte todo lo que debía pues estaba pendiente de mi hijo que estaba jugando por ahí y de mi bolso, al cerrar los ojos pensaba y sí me lo quitan. Se lo contaba a Olga, la profesora que nos dio este sábado la masterclass, y me decía que precisamente lo que hay que intentar haciendo yoga es relajarse y dejar de pensar en todo aquello que nos inquieta, tomar conciencia de nuestro cuerpo y escucharlo. Así que puedo decir que la otra vez que hice yoga no conseguí ninguno de los objetivos, pero esta vez sí.

Estaba muy concienciada de que quería concentrarme, y trabajar la respiración que es lo más difícil, y creo que algo conseguí.

Lo mejor fue poder conocer a más gente que está en Balance, normalmente suelo ver siempre a los mismos socios debido al horario de entrenamiento, y en esta ocasión conocí a otras personas que también disfrutan del deporte, en otro post os hablaré de una de estas personas Pilar Rey, que resulta que es seguidora de mi blog y me contó su historia.

Asistentes a la masterclass

Asistentes a la masterclass

Este tipo de actividades extra son muy reconfortantes y pienso estar atenta para apuntarme a más.

Por último he de mencionar que después de hacer ejercicio tuvimos un desayuno espectacular os dejo fotitos para que se os haga la boca agua.

yoga3

Estándar