Esto va viento en popa

Hoy he tenido cita con Felipe del Valle, el nutricionista de Balance, y he vuelto a tener mediciones con él. Lo cierto es que aunque estoy controlándome las Navidades están haciendo de las suyas, lo reconozco mi fuerza de voluntad se está mermando y tanto dulce a la mano hace que sea imposible resistirse.

He bajado de peso eso sí, punto positivo, pero desde la cena de Navidad de Balance que fue el 5 de diciembre hasta hoy ha sido poquísimo unos gramos, la verdad es que desde entonces me he mantenido. Hombre, la idea era perder, pero todo no se puede, si quieres salir a comer y cenar con amigos, quieres una cena de Noche Buena en condiciones o un día de Navidad comiendo palomitas mientras estás en el cine, tienes que renunciar a seguir perdiendo peso.

Pero como he dicho antes lo importante es que no he engordado, todo un record tratándose de estas fechas.

Bueno voy al grano… A continuación os pongo las 3 gráficas que tengo desde que estoy en Balance, esta vez desde en sentido inverso, la primera es la última medición. Quiero que os fijéis en la bajada de peso, además en esta ocasión ha habido aumento de masa muscular, por lo cual estoy muy contenta, tan solo hay que mirar los datos para ver el cambio. La curva se está poniendo recta, tal y cómo dijimos que tendría que hacer.

Inés García del Pozo2

INÉS GARCIA DEL POZO

Inés García del Pozo

Próximo paso, seguir con mis Navidades, controlando pero sin volverme loca, hay que salir y relacionarse y no ser un bicho raro que no come. Después de las vacaciones seguir a dieta, quiero alcanzar los 50 kilos, así que a mentalizarse, Felipe me ha dicho que tengo que aumentar más la masa muscular, que lo ideal sería que la curva cambiase un poco pero en el otro sentido “ ) ”, menos grasa y peso y más músculo. Como no voy a dejar el ejercicio espero poder lograrlo, aquí os lo contaré.

Estándar

Sorpresas que da la vida

La semana pasada estaba un poco de bajón pues los datos de la báscula no eran del todo buenos, después de tres semanas de dieta y entrenamiento había bajado poquísimo peso, unos 600 gramos, una miseria, la última medición fue de 55,500 gramos. Esperaba que se tratase de una bajada de grasa y aumento de músculo, pues la dieta la estaba cumpliendo y aunque nos números no lo dijesen yo me sentía más delgada.   Además se avecinaba un puente de 4 días y la cena de Balance, donde ya de por sí sabía que me iba a pasar con el tema de la comida y bebida…, por cierto estuvo genial en otro post os la cuento.

Así que tenía dos opciones amargarme y pensar que no valía de nada el esfuerzo que estaba haciendo o pensar que todo iba bien y que si me sentía mejor, que importaban las cifras, elegí opción B.

He pasado un puente muy agradable en la playita, en compañía de mis Danis y aunque he salido a cenar,  he comido un poco de pizza y algún que otro pescaito frito,  he decidido no tener remordimientos de conciencia y pensar que tengo todo el tiempo del mundo para recuperarme.

Hoy he vuelto a mi entrenamiento y a pesar de todo sentía que no me había portado muy bien, así que le he pedido a Abraham que me pesase, más que nada para hacerme a la idea del trabajo que tenía que recuperar y cuál ha sido mi enorme sorpresa  cuando he visto que he bajado UN KILO ENTERITO, miércoles 11 de diciembre 54,400 gramos, ole, ole y ole.

Para que veáis, creo que a veces hay que relajarse y no obsesionarse con las cosas. He vuelto a mi dieta estricta y vengo con más energía que nunca para el nuevo y último ciclo que me tiene preparado.

Os pongo una fotifo del finde, siento tener un plumas puesto y que no se vea mucho el cuerpo, pero la cara es otra, si no… entrad de nuevo en “Mi problema con las fotos”, ¿donde está la papada…? 🙂

portugal

Ya os iré contando, besos a todos.

Estándar

Una imagen vale más que mil palabras

Ya ha pasado un mes desde mi última revisión con el nutricionista y los datos son más que alentadores, os pongo ambas gráficas para que podáis contrastar.

Inés García del Pozo

INÉS GARCIA DEL POZO

Lo más significativo es la disminución de grasa corporal, han sido 3 kilos íntegros de grasa, no he perdido nada de musculatura que por lo visto es algo frecuente con dietas tan fuertes como la que estoy llevando, pero gracias al ejercicio que he ido practicando esos niveles no han disminuido, con lo que esto va viento en popa.

Ni que decir tiene el componente motivador que supone recibir noticias de este tipo, sobre todo cuando me dicen que si sigo así en los dos meses que quedan puedo seguir bajando una media de 3 ó 4 kilos al mes, y si paralelamente el trabajo físico que hago lo vamos a enfocar a moldear y fortalecer músculos os aseguro que voy a estar encantada.

Estándar

Fin de un ciclo

No lo sabía pero Abraham, mi entrenador personal  (me encanta como suena), tiene preparado para mí, durante estos 3 meses que voy a estar entrenado con él, una programa cerrado que se divide en tres ciclos, prácticamente cada ciclo corresponde con un mes.

Hasta ahora según sus palabras hemos estado trabajando un ciclo de adaptación a la fuerza, donde hemos trabajado la resistencia  a la fuerza y la capacidad de mantener esfuerzos moderados durante mayor tiempo y aumentar mi capacidad cardiorrespiratoria, es decir, me ha empezado a meter caña poco a poco para que me haga más fuerte y no me ahogue a la primera de cambio. También hemos trabajado las estructuras articulares del cuerpo, enfocadas a la movilidad y la estabilidad, los glúteos y el transverso del abdomen para tener una buena base para meter cargas mayores e intensidades.

Todo esto puede sonarnos un poco a chino, pero lo que ha estado haciendo durante este mes es  ir haciéndome más fuerte para los dos próximos ciclos que se avecinan,  donde voy a levantar más peso para ir fortaleciendo mis músculos y voy a quemar grasa, todo a base de mucha caña, claro, os juro que me durante el tiempo del entrenamiento que él me guía en los ejercicios, no paro y acabo reventada. Él está muy contento y eso demuestra lo profesional que es, pues ve que me lo estoy tomando en serio y ya está apreciando cambios, ya aguanto más los ejercicios, voy ganando elasticidad… y claro para un entrenador ver que consigue resultados es un orgullo, le agradezco mucho lo que está haciendo por mí.

También me ha aconsejado que tengo que incluir una sesión más de entrenamiento a la semana, no queda mucho tiempo y hay que aprovecharlo, por lo visto en los nuevos ciclos en los que vamos a trabajar voy a ver de verdad cambios en mi cuerpo 🙂

Poco a poco lo iré enseñando, hoy os dejo con una fotografía de Abraham y mía, al acabar el entrenamiento, jo… que pequeñita se me ve a su lado, además estoy roja como un tomate.

abraham

Estándar

Bye bye comida

Mañana empiezo la dieta, una de las cosas importantes que se debe hacer para conseguir las metas que me he propuesto es la de hacer dieta, mientras mi entrenador personal se preocupa de enfocar los ejercicios para conseguir un cuerpo 10, yo tengo que hacer dieta para consumir menos calorías de las que voy a quemar. Lo cual espero que no vaya a ser muy duro, aunque reconozco que es lo que más me va a costar, pues me encanta comer.

La semana pasada tuve cita con el médico deportivo y con el nutricionista de Balance Wellness Studio, ambas reuniones muy fueron muy gratificantes pues los dos son profesionales como la copa de un pino, con amplia experiencia con deportistas de élite.

El primero en verme fue Juan José Jiménez, Médico Deportivo, que me hizo una valoración que serviría para  informar a mi entrenador de las posibles patologías que yo pudiera tener, como anécdota que me asustó un poco, tengo que reconocerlo, me dijo que tenía un soplo en el corazón, algo sin importancia que no me impediría hacer deporte y que no iba a afectarme en mi vida. Además como tenía los resultados de David Escrivá de su consulta de fisioterapia vio que todo estaba bien.

Después me reuní con el nutricionista,  Felipe del Valle Pascual, que me explico lo importante que es hacer varias comidas al día, sobre todo para no llegar con mucha ansiedad a la mesa y no ponerte morada. Me hizo unas mediciones muy interesantes con una máquina que mide todos los niveles, grasa, líquido, músculo y hueso, de la que obtuvo unos datos muy interesantes, os dejo la gráfica para que os hagáis una idea. Como se aprecia existe una curva muy bien definida que muestra el Sobrepeso,  gracias a Dios no es mucho, el nivel de Masa Grasa Corporal  y la Masa Muscular Esqueletica, por lo visto la idea es ir dejando esa curva recta, perdiendo peso y grasa y haciendo ejercicio para aumentar el peso del músculo, espero poder mostrarnos esta misma imagen el mes que viene y que juntos veamos cambios significativos.

 Inés García del Pozo

Lo dicho, todo apunta a que tengo que empezar a comer más bien poco y sano, educando los hábitos. Al principio costará, pero poco a poco irá siendo más fácil.

Pues mañana empiezo así que hoy creo que me voy a permitir algún  capricho, pronto os contaré cual será mi menú estas semanas.

Estándar