Celebrando el cambio

Hoy es mi cumpleaños y sin duda el mejor regalo que podía tener es lo bien que me siento, ahora vengo de entrenar y eso me da mucha energía. Desde hace poco lo hago por mi cuenta pues mi reto consistía en cambiar de hábitos y ponerme en forma en 3 meses, de octubre a diciembre, poniéndome en manos de los mejores profesionales, si vivís en Sevilla os lo aconsejo fervientemente, tenéis que ir a Balance4U y cambiar de vida como yo lo he hecho.

Hoy me gustaría haceros un pequeño resumen de lo que han supuesto para mí estos tres meses de trabajo, de momento no os pongo ninguna fotografía porque considero que no sirve cualquiera, quiero mostraros el CAMBIO, yo considero que ha sido espectacular y me gustaría poder dedicar una entrada titulada Antes y Después, pues efectivamente ha habido un antes y un después, de hecho estas palabras me van a servir de hilo conductor para lo que os quiero contar.

Antes, comida mal a cualquier hora y no me importaba la cantidad de grasa o calorías que podía tener lo que me llevaba a la boca, helado, chucherías, pasteles, bocadillos…, bebía refrescos en todas las comidas, con todo su azúcar y su gas. Después… ahora como sano, frutas y verduras, proteínas, lácteos e hidratos en su justa medida pero nunca por la noche, me doy caprichos los fines de semana, que sientan fenomenal y me siento sana y bien, bebo mucha más agua, de vez en cuando una copita de vino, y no pruebo los refrescos a no ser que se trate de una coca-cola light cuando he salido con mis amigos.

Antes, no me servía casi nada de mi armario, un par de vaqueros y algún top amplio con el que verdaderamente me sentía cómoda, pasaba de pintarme y arreglarme el pelo, solo una coleta y la cara lavada, simplemente no me hacía mucho caso, para qué, para sacarme defectos y pensar tengo que adelgazar…buf. Ahora, me sirve tooooooodo mi armario, bueno hay cosas que me quedan grandes, pero a la porra con ellas, quien quiere ponerse algo que durante muuuuuucho tiempo fue un uniforme de calle, no os podéis imaginar qué siento cuando todo me cierra y nada me aprieta. Ahora me arreglo, me maquillo, me pongo pendientes (llevaba años sin lucirlos) e intento que el pelo no vaya por su cuenta (eso para mí es lo más difícil), en definitiva, ahora me gusto mucho más que antes.

Antes jugaba con Dani y me cansaba, me costaba… no me sentía ágil, en más no me apetecía moverme, llegaba al parque y buscaba un banco para poder vigilarlo sentadita, era más cómodo. Ahora, juego, hago carreras, me siento ligera y llena de energía. Quiero que sea un poquito más mayor para poder ir a patinar con él, ir en bici o practicar algún deporte juntos donde nos lo pasemos muy bien.

Antes odiaba salir en las fotos, no que me las hicieran pues siempre quieres un recuerdo del momento o del viaje, pero odiaba verlas, pensaba – ¡Madre mía, así estoy!- Es mejor no verlo… el espejo no os tan cruel, así que excepto primeros planos donde el cuerpo desaparecía para que quería yo fotos…. Ahora ¡qué bien me veo!, no me importa que haya alguien diciendo -¡Foto!- he trabajado muy duro este tiempo como para no querer inmortalizarlo.

Después de todo esto que es sólo lo más significativo, ¿quién puede decir que esto no es un Antes y un Después?.

Y aunque parezca que la clave es sencilla, comer sano y hacer ejercicio, os digo de todo corazón que sola nunca lo hubiese conseguido, es más lo  intenté mil veces y nunca lo conseguí. Ha sido gracias a Balance Wellness Studio, donde me han enseñado lo importante que es llevar este tipo de vida y como conseguirlo.

Que paséis buen fin de semana, yo intentaré celebrarlo.

Anuncios
Estándar

Sorpresas que da la vida

La semana pasada estaba un poco de bajón pues los datos de la báscula no eran del todo buenos, después de tres semanas de dieta y entrenamiento había bajado poquísimo peso, unos 600 gramos, una miseria, la última medición fue de 55,500 gramos. Esperaba que se tratase de una bajada de grasa y aumento de músculo, pues la dieta la estaba cumpliendo y aunque nos números no lo dijesen yo me sentía más delgada.   Además se avecinaba un puente de 4 días y la cena de Balance, donde ya de por sí sabía que me iba a pasar con el tema de la comida y bebida…, por cierto estuvo genial en otro post os la cuento.

Así que tenía dos opciones amargarme y pensar que no valía de nada el esfuerzo que estaba haciendo o pensar que todo iba bien y que si me sentía mejor, que importaban las cifras, elegí opción B.

He pasado un puente muy agradable en la playita, en compañía de mis Danis y aunque he salido a cenar,  he comido un poco de pizza y algún que otro pescaito frito,  he decidido no tener remordimientos de conciencia y pensar que tengo todo el tiempo del mundo para recuperarme.

Hoy he vuelto a mi entrenamiento y a pesar de todo sentía que no me había portado muy bien, así que le he pedido a Abraham que me pesase, más que nada para hacerme a la idea del trabajo que tenía que recuperar y cuál ha sido mi enorme sorpresa  cuando he visto que he bajado UN KILO ENTERITO, miércoles 11 de diciembre 54,400 gramos, ole, ole y ole.

Para que veáis, creo que a veces hay que relajarse y no obsesionarse con las cosas. He vuelto a mi dieta estricta y vengo con más energía que nunca para el nuevo y último ciclo que me tiene preparado.

Os pongo una fotifo del finde, siento tener un plumas puesto y que no se vea mucho el cuerpo, pero la cara es otra, si no… entrad de nuevo en “Mi problema con las fotos”, ¿donde está la papada…? 🙂

portugal

Ya os iré contando, besos a todos.

Estándar

Experiencias comunes

Bueno, bueno… que contenta estoy, y es que cada día los cambios van siendo más visibles, además la energía y las ganas de todo son cada vez mayores. Que puedo decir si son todo ventajas, hasta con la dieta estoy contenta, antes cuando me atiborraba padecía algunos problemas relacionados con la digestión y claro, ahora comiendo tan ligero me siento bien, nada hinchada y mucho más ágil, lo que no quita que por las tardes vea un dulce y me muera por comérmelo, en ese momento me preparo un té o un café y pienso en lo bien que me cierran los vaqueros.

Igual que yo se siente Pilar Rey, os conté en el post anterior que la conocí el sábado en la sesión de Yoga, resulta que tiene el mismo entrenador que yo, Abraham, pero va en otro horario y no coincido con ella, y está contentísima, tanto que ya lleva más de un año en Balance. Según sus palabras le ha cambiado la vida, ha perdido 13 kilos desde que empezó y sigue yendo porque se siente bien haciendo ejercicio y se libera del estrés del trabajo lo cual es muy importante para ella. Además reconoce que tener un entrenador esperándote para estar dedicado totalmente a ti es algo fundamental, no tiene nada que ver con ir a un gimnasio y encontrarte sola.

Me contó que ahora lleva una vida más sana y saludable, supongo que no hará una dieta tan estricta como la mía, que estoy empezando, pero se cuidará cada día, sin excesos y manteniendo el equilibrio. También me decía que nunca pensó que su cuerpo cambiase tanto como lo ha hecho durante el tiempo que lleva en Balance y opino igual que ella, en mi caso excepto cuando tenía 20 años y estaba más delgada, simplemente por ser más joven, cada vez que he perdido algo de peso, coincidiendo en momentos en que estoy más nerviosa y se me cierra el estómago, sentía que no estaba tan fuerte como ahora, de hecho esa pérdida de peso era básicamente por no comer y me sentía debilitada y apagada, incluso la piel se resentía, me veía gris. Ahora hay color.

Espero conocer a más gente e iros contando sus experiencias, supongo que a alguno de vosotros le gustará escuchar que sí se puede dar un cambio. Al principio cuesta pero después todo va siendo más fácil, os lo aseguro.

Mañana me peso de nuevo, ya os contaré.

Estándar

Un día diferente

El sábado como ya os había adelantado tuve la sesión de yoga de la que os hablé en un post anterior. Estuvo fenomenal a pesar del frío que hacía, finalmente tuvimos que hacer la clase en el interior, pero la fantástica arquitectura del restaurante Abades Triana, nos dejó ver el río del que tanto os he hablado.

yoga1

Para la mayoría era su primera experiencia con el yoga y todos coincidieron en que seguro que repetiríamos.

Yo lo había probado antes, sin ir más lejos este septiembre, una amiga me llamo para una clase que iba a dar un amigo suyo en el Parque de María Luisa, estuvo muy bien, pero no logré concentrarte todo lo que debía pues estaba pendiente de mi hijo que estaba jugando por ahí y de mi bolso, al cerrar los ojos pensaba y sí me lo quitan. Se lo contaba a Olga, la profesora que nos dio este sábado la masterclass, y me decía que precisamente lo que hay que intentar haciendo yoga es relajarse y dejar de pensar en todo aquello que nos inquieta, tomar conciencia de nuestro cuerpo y escucharlo. Así que puedo decir que la otra vez que hice yoga no conseguí ninguno de los objetivos, pero esta vez sí.

Estaba muy concienciada de que quería concentrarme, y trabajar la respiración que es lo más difícil, y creo que algo conseguí.

Lo mejor fue poder conocer a más gente que está en Balance, normalmente suelo ver siempre a los mismos socios debido al horario de entrenamiento, y en esta ocasión conocí a otras personas que también disfrutan del deporte, en otro post os hablaré de una de estas personas Pilar Rey, que resulta que es seguidora de mi blog y me contó su historia.

Asistentes a la masterclass

Asistentes a la masterclass

Este tipo de actividades extra son muy reconfortantes y pienso estar atenta para apuntarme a más.

Por último he de mencionar que después de hacer ejercicio tuvimos un desayuno espectacular os dejo fotitos para que se os haga la boca agua.

yoga3

Estándar

Autoestima por la nubes

Puede parecer un poco pedante pero siempre me he considerado una persona con una autoestima alta, además considero que es fundamental para llevar una vida feliz, supongo se lo he de agradecer a mis padres que me han educado para que me sienta así y tenga confianza en mí misma. Aunque como todo el mundo he pasado por baches y momentos de crisis o depresión donde he necesitado que me recordasen que había que quererse un poquito más.

Y ¿por qué tengo la autoestima por las nubes?, pues porque me siento mejor, más delgada y más guapa, me lo dijeron en Madrid y me lo digo yo (no tengo abuela), y no creo que eso sea malo. Es más, gustarnos hace que le gustemos a los demás y no sólo físicamente sino en todos los sentidos.

la foto (1)

Autoestima se define como la valoración que nos hacemos de nosotros mismos, es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos.

Los fundamentos de la autoestima indican que aunque el estado natural del ser humano debería corresponder a una autoestima alta. Sin embargo, la realidad es que existen muchas personas que, lo reconozcan o no, lo admitan o no, tienen un nivel de autoestima inferior al teóricamente natural.

Estos datos los he obtenido de Wikipedia, pero me resulta interesante plasmarlos en este post pues el objetivo de esta entrada es hablar de la importancia de querernos y tener confianza en nuestras capacidades, ya sea para un trabajo, para nuestra vida en pareja, nuestra faceta de padres o simplemente para relacionarnos con los demás y con nosotros mismos.

Tengo un ejemplo que va dirigido a las mujeres ¿cuantas veces habéis dicho que siempre os gustan los canallas? yo creo sinceramente que un canalla, es un tío que tiene mucha autoestima, sabe lo que quiere, no duda a la hora de pedir por ti en un restaurante, desprende seguridad, toma decisiones y sabe que es atractivo a ojos de las mujeres, aunque he dicho canalla no quiero decir que sean hombre malos, simplemente son los que más nos atraen y también creo que los hombre se siente más atraídos por mujeres seguras de sí mismas y sin complejos.

Conozco a algunas personas que abiertamente dicen que se quieren poco y consideran que tienen una autoestima baja, desde aquí aunque no soy psicóloga ni puedo dar herramientas para conseguir un buen grado de autoestima, si puedo recomendaros la práctica de ejercicio como medio para vernos mejor cada día, si nos gustamos en el espejo ya hemos ganado mucho.

Estándar

De reencuentros y amistad

He vivido un fin de semana de reencuentros, anécdotas y mucha ilusión, he vuelto a Madrid a ver a mis amigos de toda la vida que hacia muchísimo tiempo que no veía. Ha sido genial, divertido y me ha recargado las pilas, como os decía aquí, hay que buscar el equilibrio entre cuerpo y mente para ser feliz, que al final es el objetivo que todos buscamos.

reencuentro

Con Larita y Laura

Este viaje relámpago de fin de semana me ha traído muchas alegrías… saber de mis amigos, estar con Lara y Laura, conocer a Catalina, reencontrarme con Berta, escuchar a Miri y a Willy, reírme con Vivanco, caminar por Fuencarral, viajar en metro, sentir La Latina y Chueca, pasear por mi antiguo barrio… y algunas penas… dieta a la mierda, perdón, pero así ha sido, creo que me llevo en la maleta, entre otras cosas como el cariño de mi gente y ropita comprada en el Primark (no entiendo que no lo haya en Sevilla), 2 kilos de más para casa, arggg, además de estar hecha un trapo, la vida nocturna es lo que tiene.

No todo puede ser perfecto, verdad??? Qué rico todo lo que me he comido por Dios, pero me he pasado, cuando se enteren en Balance me van a hacer tomar medidas drásticas, véase correr media maratón….es broma, pero esta semana me voy a tener que poner las pilas, no puedo echar a perder todo el trabajo que llevo hecho hasta ahora.

Otra de las alegrías que he tenido ha sido poder hacer ese viaje con mi nuevo, aunque no del todo conseguido, cuerpo, con cuatro kilos menos. Ya os lo decía cuando os contaba que no me gustaba verme en las fotos de los últimos años porque salía más gorda de lo normal, pues imaginaros si tenía que ser en persona, creo que un factor determinante para decidirme a hacer este viaje de reencuentro ha sido entre otras cosas verme mucho mejor que antes, además mis oídos han recibido muy buenas críticas sobre mi aspecto y eso siempre es genial.

Bueno os dejo con la intención de portarme bien este semana, seguir la dieta estrictamente y machacarme un poquito más, para paliar lo antes posible lo daños que haya podido ocasionar mi comportamiento en el Reto de Inés.

Feliz lunes.

Estándar

Yoga a orillas del Guadalquivir

Estoy muy contenta porque Balance Wellness Studio va a organizar las Primeras Jornadas de Yoga, y va a ser en un sitio increíble, en la terraza del restaurante Abades Triana a orillas del río Guadalquivir. Seguro que me apunto, porque me han dicho que el yoga es un ejercicio muy bueno, para el cuerpo y la mente.

abades 2

Últimamente llevo una vida muy ajetreada y aunque actualmente, gracias a Dios, no tengo ansiedad, creo que estoy muy equilibrada en ese sentido, reconozco que he vivido momentos de mucho estrés y ansiedad. Supongo que muchos de vosotros también, la tendencia actual de trabajo implica estar siempre alerta, además vivimos en un mundo de inmediatez, todos quieren las cosas para ayer  y eso provoca nervios y angustia.

Creo que deberíamos tomar conciencia, porque aunque no nos demos cuenta, ese estado de estrés nos provoca un desgaste que estoy segura que a la larga nos va a afectar. Entre mis propósitos a parte de los físicos, también está el de cuidar la mente, vivir más feliz y relajada, disfrutando de mi familia y mis amigos, buscando tiempo para verles sobre todo a éstos últimos que cada vez los tengo más abandonados, de hecho en breve me voy a ir a Madrid a ver a muchos que hace años no veo.

Por ello creo que debemos incluir en nuestra vida un momento para pararnos, relajarnos y pensar, la vida son dos días y hay que aprovecharlos al máximo, cuando nos queramos dar cuenta esto se acaba.

abades

La jornada de yoga será el próximo sábado 16 de noviembre a las 9:30 de la mañana y la impartirá Olga Espinar, que cuenta con amplia experiencia como profesora de yoga y es experta en dinamizar grupos, seguro que lo pasaremos muy bien.

Además después de la clase podremos disfrutar de un desayuno tipo buffet, así que desde aquí os digo a todos que me saltaré la dieta.

Si alguno de vosotros le interesa venir, puede apuntarse en Balance, Plaza de Cuba, 9, Sevilla, el precio de la actividad son 20€, espero veros.

Feliz fin de semana!!!

Estándar