Vinieron los Reyes y los propósitos de Año Nuevo

Llevo bastante sin escribir y es que con estos días tan peculiares es difícil, ya se acabaron las vacaciones, por lo menos para los niños que son quiénes las disfrutan. Los mayores según su situación las habrán disfrutado o no.

El último post se titulaba Vamos llegando al fin…, pero estos días me he dado cuenta de todo lo contrario, esto acaba de empezar… Si, ya no tengo entrenamiento con un personal trainer, pero eso no significa que deje de hacer deporte, aunque he de reconocer que me siento algo pérdida, ahora soy yo la que tengo que imponerme una rutina, un horario y unos ejercicios. Así qué comienza un nuevo reto, mantengo mi objetivo, llevar una vida saludable y hacer deporte, además quiero conseguir lo que hablé con Felipe del Valle, el nutricionista y con Abraham, llegar a pesar 50 kilos, aumentando al menos en 2 o 3 kilos la masa muscular, lo cual sigue siendo un trabajo de cuidado de la alimentación y de ejercicio físico, durante al menos otros 2 o 3 meses, después será un trabajo de mantenimiento.

Los reyes este año han tenido claro mi propósito y todos los regalos que he recibido están destinados a que siga con él. Tengo la suerte de tener un marido que siempre me quiere hacer feliz y sus reyes me llevarán a esquiar en unas semanas, además con ropita nueva, según sus palabras, con ese “tipín” que estas echando no se me ocurría otra cosa….

Mi amigo invisible, este año mi cuñada Isabel, ha pensado que necesitaba una bolsa de deporte y mirad que pasada, eso motiva a cualquiera, pero lo más motivador es el bikini que venía en su interior, no me escapo de ponérmelo este verano, así que por la cuenta que me trae tengo que estar en forma para lucirlo. Quien me conozca sabe que siempre he tenido fobia a mi barriga, con lo que la promesa de ponérmelo es algo muy serio, ojalá algún día pueda subir una foto aquí llevándolo puesto.

esqui

bikini

 Mis papis debieron leer el post en el que hablaba de llevar a Dani al cole en bici y se lo debieron de apuntar, porque cual ha sido mi sorpresa y me han traído una bici de paseo espectacular, pienso hablar de ella en un post exclusivo. De momento no tengo sillita para el peque pero estoy en ello. Este regalo me va a servir verdaderamente para no bajar la guardia, no os podéis imaginar la de cuestas y pendientes que hay en Tomares, el pueblo donde vivo, así que si soy constante este verano luzco piernas y culete seguro.

Próximamente os contaré más sobre los propósitos de año nuevo.

Estándar