Qué noche la de aquel día

En mi casa dije: salgo de cena con la gente de Balance, tengo muchas ganas de ir aunque no sé cómo irá, pues van todos los socios y yo ni tengo mucha relación con ellos, además hay gente que lleva años y yo sólo un par de meses. No creo que vuelva muy tarde.

Y… volví a las 9 y media de la mañana, pero bueno… Pues sí como si tuviese otra vez 20 años, no hago eso desde… espera que piense…. desde… desde…Ya ni me acuerdo.

Me gusta la juerga lo reconozco, pero no está bien que tu hijo se haya levantado y tu estés volviendo a casa.

Os imaginaréis que lo pasé muy bien, efectivamente, cena muy rica, copitas poco saludables, pero un día es un día, baile y muchas charlas.

Además he podido conocer a mucha gente interesante que está en Balance y conocer mejor al equipo, por lo menos fuera del ámbito laboral.

Mi descubrimiento ha sido Fausto, entrena con Antonio después de mí y normalmente nos habíamos saludado y hablado sobre la tortura de nuestras dietas…etc, pero el jueves pasado se convirtió en mi compañero de juerga, me divertí muchísimo con él, además se dedica a la publicidad así que tuvimos muchas cosas de las que hablar. Le he pedido permiso para dedicarle un post en el blog,  su objetivo es ponerse más fuerte y en ello está. Ya os contaré sobre él otro día.

Con el resto de las personas que pude hablar, coincidí en lo bien que nos sentimos cuidándonos y estando en manos de profesionales. Sobre todo me quedé con la anécdota de alguien que dijo que ya ha aprendido a cuidarse en cualquier contexto  y que incluso de crucero donde hay comida por castigo, había sabido disfrutar de todo sin restricciones y con la ayuda del gimnasio que había en el barco había vuelto de sus vacaciones incluso más delgado y fuerte. Así que llegamos a la conclusión de que esto es un estilo de vida, donde no hay que obsesionarse pero tampoco abandonarse, como en todo en el punto medio está la virtud.

Aunque pueda parecer que me estoy convirtiendo en una friki de la vida sana, no es eso ni mucho menos simplemente hay que estar pendiente, sólo eso.

Os dejo una fotito de la cena, soy una bloggera nefasta y yo no hice ninguna, ésta la he tenido que pedir, menudo plan…

cena

En fin a las chicas que me leáis, menuda mosquita muerta que soy rodeada de chicos, en mi defensa tengo que decir que son los entrenadores, con los que tengo más relación y que Fausto me guardó el sitio y no podía hacerle el feo.

Mañana os cuento más cositas.

Anuncios
Estándar