Celebrando el cambio

Hoy es mi cumpleaños y sin duda el mejor regalo que podía tener es lo bien que me siento, ahora vengo de entrenar y eso me da mucha energía. Desde hace poco lo hago por mi cuenta pues mi reto consistía en cambiar de hábitos y ponerme en forma en 3 meses, de octubre a diciembre, poniéndome en manos de los mejores profesionales, si vivís en Sevilla os lo aconsejo fervientemente, tenéis que ir a Balance4U y cambiar de vida como yo lo he hecho.

Hoy me gustaría haceros un pequeño resumen de lo que han supuesto para mí estos tres meses de trabajo, de momento no os pongo ninguna fotografía porque considero que no sirve cualquiera, quiero mostraros el CAMBIO, yo considero que ha sido espectacular y me gustaría poder dedicar una entrada titulada Antes y Después, pues efectivamente ha habido un antes y un después, de hecho estas palabras me van a servir de hilo conductor para lo que os quiero contar.

Antes, comida mal a cualquier hora y no me importaba la cantidad de grasa o calorías que podía tener lo que me llevaba a la boca, helado, chucherías, pasteles, bocadillos…, bebía refrescos en todas las comidas, con todo su azúcar y su gas. Después… ahora como sano, frutas y verduras, proteínas, lácteos e hidratos en su justa medida pero nunca por la noche, me doy caprichos los fines de semana, que sientan fenomenal y me siento sana y bien, bebo mucha más agua, de vez en cuando una copita de vino, y no pruebo los refrescos a no ser que se trate de una coca-cola light cuando he salido con mis amigos.

Antes, no me servía casi nada de mi armario, un par de vaqueros y algún top amplio con el que verdaderamente me sentía cómoda, pasaba de pintarme y arreglarme el pelo, solo una coleta y la cara lavada, simplemente no me hacía mucho caso, para qué, para sacarme defectos y pensar tengo que adelgazar…buf. Ahora, me sirve tooooooodo mi armario, bueno hay cosas que me quedan grandes, pero a la porra con ellas, quien quiere ponerse algo que durante muuuuuucho tiempo fue un uniforme de calle, no os podéis imaginar qué siento cuando todo me cierra y nada me aprieta. Ahora me arreglo, me maquillo, me pongo pendientes (llevaba años sin lucirlos) e intento que el pelo no vaya por su cuenta (eso para mí es lo más difícil), en definitiva, ahora me gusto mucho más que antes.

Antes jugaba con Dani y me cansaba, me costaba… no me sentía ágil, en más no me apetecía moverme, llegaba al parque y buscaba un banco para poder vigilarlo sentadita, era más cómodo. Ahora, juego, hago carreras, me siento ligera y llena de energía. Quiero que sea un poquito más mayor para poder ir a patinar con él, ir en bici o practicar algún deporte juntos donde nos lo pasemos muy bien.

Antes odiaba salir en las fotos, no que me las hicieran pues siempre quieres un recuerdo del momento o del viaje, pero odiaba verlas, pensaba – ¡Madre mía, así estoy!- Es mejor no verlo… el espejo no os tan cruel, así que excepto primeros planos donde el cuerpo desaparecía para que quería yo fotos…. Ahora ¡qué bien me veo!, no me importa que haya alguien diciendo -¡Foto!- he trabajado muy duro este tiempo como para no querer inmortalizarlo.

Después de todo esto que es sólo lo más significativo, ¿quién puede decir que esto no es un Antes y un Después?.

Y aunque parezca que la clave es sencilla, comer sano y hacer ejercicio, os digo de todo corazón que sola nunca lo hubiese conseguido, es más lo  intenté mil veces y nunca lo conseguí. Ha sido gracias a Balance Wellness Studio, donde me han enseñado lo importante que es llevar este tipo de vida y como conseguirlo.

Que paséis buen fin de semana, yo intentaré celebrarlo.

Anuncios
Estándar

Vinieron los Reyes y los propósitos de Año Nuevo

Llevo bastante sin escribir y es que con estos días tan peculiares es difícil, ya se acabaron las vacaciones, por lo menos para los niños que son quiénes las disfrutan. Los mayores según su situación las habrán disfrutado o no.

El último post se titulaba Vamos llegando al fin…, pero estos días me he dado cuenta de todo lo contrario, esto acaba de empezar… Si, ya no tengo entrenamiento con un personal trainer, pero eso no significa que deje de hacer deporte, aunque he de reconocer que me siento algo pérdida, ahora soy yo la que tengo que imponerme una rutina, un horario y unos ejercicios. Así qué comienza un nuevo reto, mantengo mi objetivo, llevar una vida saludable y hacer deporte, además quiero conseguir lo que hablé con Felipe del Valle, el nutricionista y con Abraham, llegar a pesar 50 kilos, aumentando al menos en 2 o 3 kilos la masa muscular, lo cual sigue siendo un trabajo de cuidado de la alimentación y de ejercicio físico, durante al menos otros 2 o 3 meses, después será un trabajo de mantenimiento.

Los reyes este año han tenido claro mi propósito y todos los regalos que he recibido están destinados a que siga con él. Tengo la suerte de tener un marido que siempre me quiere hacer feliz y sus reyes me llevarán a esquiar en unas semanas, además con ropita nueva, según sus palabras, con ese “tipín” que estas echando no se me ocurría otra cosa….

Mi amigo invisible, este año mi cuñada Isabel, ha pensado que necesitaba una bolsa de deporte y mirad que pasada, eso motiva a cualquiera, pero lo más motivador es el bikini que venía en su interior, no me escapo de ponérmelo este verano, así que por la cuenta que me trae tengo que estar en forma para lucirlo. Quien me conozca sabe que siempre he tenido fobia a mi barriga, con lo que la promesa de ponérmelo es algo muy serio, ojalá algún día pueda subir una foto aquí llevándolo puesto.

esqui

bikini

 Mis papis debieron leer el post en el que hablaba de llevar a Dani al cole en bici y se lo debieron de apuntar, porque cual ha sido mi sorpresa y me han traído una bici de paseo espectacular, pienso hablar de ella en un post exclusivo. De momento no tengo sillita para el peque pero estoy en ello. Este regalo me va a servir verdaderamente para no bajar la guardia, no os podéis imaginar la de cuestas y pendientes que hay en Tomares, el pueblo donde vivo, así que si soy constante este verano luzco piernas y culete seguro.

Próximamente os contaré más sobre los propósitos de año nuevo.

Estándar

Sorpresas que da la vida

La semana pasada estaba un poco de bajón pues los datos de la báscula no eran del todo buenos, después de tres semanas de dieta y entrenamiento había bajado poquísimo peso, unos 600 gramos, una miseria, la última medición fue de 55,500 gramos. Esperaba que se tratase de una bajada de grasa y aumento de músculo, pues la dieta la estaba cumpliendo y aunque nos números no lo dijesen yo me sentía más delgada.   Además se avecinaba un puente de 4 días y la cena de Balance, donde ya de por sí sabía que me iba a pasar con el tema de la comida y bebida…, por cierto estuvo genial en otro post os la cuento.

Así que tenía dos opciones amargarme y pensar que no valía de nada el esfuerzo que estaba haciendo o pensar que todo iba bien y que si me sentía mejor, que importaban las cifras, elegí opción B.

He pasado un puente muy agradable en la playita, en compañía de mis Danis y aunque he salido a cenar,  he comido un poco de pizza y algún que otro pescaito frito,  he decidido no tener remordimientos de conciencia y pensar que tengo todo el tiempo del mundo para recuperarme.

Hoy he vuelto a mi entrenamiento y a pesar de todo sentía que no me había portado muy bien, así que le he pedido a Abraham que me pesase, más que nada para hacerme a la idea del trabajo que tenía que recuperar y cuál ha sido mi enorme sorpresa  cuando he visto que he bajado UN KILO ENTERITO, miércoles 11 de diciembre 54,400 gramos, ole, ole y ole.

Para que veáis, creo que a veces hay que relajarse y no obsesionarse con las cosas. He vuelto a mi dieta estricta y vengo con más energía que nunca para el nuevo y último ciclo que me tiene preparado.

Os pongo una fotifo del finde, siento tener un plumas puesto y que no se vea mucho el cuerpo, pero la cara es otra, si no… entrad de nuevo en “Mi problema con las fotos”, ¿donde está la papada…? 🙂

portugal

Ya os iré contando, besos a todos.

Estándar

De mujeres y mamás

Dani nació por cesárea por lo que no he tenido los problemas que muchas mujeres tienen después de dar a luz de forma natural, os cuento esto porque en Balance está poniendo en marcha un nuevo servicio para ayudar a las mujeres a recuperar el suelo pélvico.

La técnica consiste en la reactivación de la zona con sonda, y después se hace un trabajo de fortalecimiento de la musculatura de la zona con ejercicios de pilates, además con la seguridad de estar en manos de profesionales ya que se trata de matronas/es muy acostumbrados a tratar con mujeres.

Considero que es interesante que os hable de este servicio porque tengo amigas que después del parto me cuentan que han tenido algunos problemas en esa zona, y tal y como os decía en mi post Aprender a Cuidarse, creo que no hay que dejarlo, pues es posible que no se solucione solo, además se trata de una zona muy delicada, y puede afectarnos en varios sentidos.

Otra cosa es la recuperación de la figura después del parto, para eso están los magníficos entrenadores personales de Balance dani y yoWellness Studio, que os aseguro que se encargarán de que todo vuelva a su sitio, e incluso lo dejarán mejor.  De todas formas como la mayoría no somos estrellas de Hollywood, no tenemos tanta prisa, primero están cosas más importantes como la lactancia (quién quiera y pueda) y atender a nuestro peque, después nos preocuparemos por nuestro físico, aunque os aconsejo que no lo dejéis pasar, no podemos conformarnos con que después de ser mamás ya nuestra figura no importa, o simplemente asumir que no va a volver a ser igual…  porque os garantizo de que no es así, en estos dos meses de entrenamiento que llevo en Balance he descubierto que si hubiese querido podía haber tenido buen cuerpo desde hace mucho, sólo os digo que me veo mejor que antes de tener a Dani, excepto por las estrías que desgraciadamente no pude evitar con esa barrigota tan grande.

Así que recientes y no tan recientes mamás, ánimo que seguro que habéis pensado que ya no volveréis a ser las mismas, pues yo os digo que sí sólo hay que proponérselo. De cualquier forma sabed que siempre seréis las mejores y más guapas a ojos de vuestros peques y eso es genial.

 

Estándar

Aprender a cuidarse

Hoy me gustaría hablar sobre salud y en especial en las personas mayores. Desde que estoy en Balance he empezado a tener conciencia de que tenemos que cuidarnos durante toda la vida.

Hace muchos años evite que mi madre se cayese en la calle, y lo que hice fue agarrarla de brazo, tal vez hubiese sido mejor dejar que se cayese porque desde ese día a tenido problemas en ese brazo. Al principio no le hizo mucho caso al problema pues pensaba que poco a poco se curaría y luego como muchas madres se fue aguantando y empezó a convivir con ese daño, los médicos le decían que poco se podía hacer excepto reposo y algunos ejercicios específicos. Lo de reposo para una mujer activa es sumamente imposible y los ejercicios, sí, los hizo, pero como de todo se cansó.

Este verano creo que unos 10 años después se ha vuelto a caer, con la mala suerte de que lo ha hecho sobre su brazo malito y claro, ya era imposible aguantar ese dolor. Volvió a ir al médico y no le dio muchas esperanzas, paracetamol y reposo.
Entonces me planté y le dije tienes que venir a Balance allí hay medicos especialistas en lesiones, seguro que te pueden ayudar. Mi padre que es muy escéptico ya había asumido al igual que los médicos que debido a la edad de mi madre, 76 años, donde ya no se tiene el mismo cuerpo que antes, sería muy difícil curarse. Pero a base de ponerme pesada con ella la llevé y comenzó el tratamiento después de que el médico de Balance le hiciese un reconocimiento donde le recetó fisioterapia. Lleva un mes y nota mucho la mejoría, está encantada cada vez le duele menos y ya puede hacer movimientos que antes le eran imposibles, además María, su fisioterapeuta, es una chica encantadora. Tal vez nunca se vuelva a recuperar del todo pero os aseguro que su calidad de vida va a aumentar considerablemente.

Lo que estoy queriendo transmitir con este post, es que hay solución para muchas cosas, no podemos escatimar en salud, siempre podemos trabajar para sentirnos mejor tanto física como mentalmente, y debemos vigilarnos y quizá en algún caso como el mío, vigilar a los que os rodean para ayudarles y recomendarles que se pongan en manos de especialistas. Todos lo agradeceremos.

Que paséis buen fin de semana.

Estándar